¿Conoces el origen de los verdiales?

vive_una_experiencia_feria

Es una de las expresiones artísticas más antiguas de Málaga y todo un emblema de nuestra  cultura popular. Los verdiales es nuestro particular fandango. Algo tan nuestro que ha sido distinguido, cómo no, como Bien de Interés Cultural. Te contamos el origen de los verdiales. ¿Lo conoces? 

Da igual el estilo que tengan los verdiales; montes, comares o almogía la Fiesta de los Verdiales o los Verdiales a secas que es comúnmente como se conoce, nos encanta. Porque forma parte de nuestra cultura, de nuestra historia y de nuestra definición como pueblo. Porque en la Málaga tan moderna que tenemos en la actualidad, los Verdiales reclaman su sitio propio y es una de esas costumbres que no debemos dejar perder ni promocionar nunca. Pero, ¿conoces el origen de los verdiales?

Los verdiales como sabes es una clase de fandango cantado y bailado con el acompañamiento de una orquestina compuesta por un violín, de dos a cuatro guitarras, un pandero, dos o más pares de platillos, varios palillos o castañuelas) y, en algunos de sus estilos, incluso un laúd o bandurria. En sus representaciones, les acompañan la figura del alcalde, el cual designa al cantaor y autoriza el comienzo y final de la pieza que se interpreta, y del abanderao, que marcha junto al alcalde.

Para conocer el origen de los verdiales, según cuenta la tradición, debemos incluso que remontarnos a hace miles de años, en los albores de la civilización. De hecho, según el proyecto Consentimiento de raíz del malagueño Gabriel Marín, presentado hace un par de años en la misma Consejería de Turismo de Málaga, es una de las formas musicales más antiguas de le península ibérica. Y en su naturaleza, recoge elementos de culturas como la fenicia, con el uso de los crótalos que en las pandas se llaman platillos,  la romana con la celebración del solsticio de verano y de invierno o la musulmana, ya que muchos estudios apuntan a que el origen de los fandangos puede ser las moaxajas, naturales de Córdoba.

En el trabajo de investigación de Marín, considerado ya el mayor estudioso de los verdiales en la provincia,  cita varios ejemplos que nos ayudan a comprender el origen de esta música tradicional malagueña. Por ejemplo, en el Libro de cabildos del Archivo del Ayuntamiento de Málaga de 1553, se puede leer un mandato que dice: “para hacer un regocijo con las zambras de los lugares de la Axarquía y de su Hoya con motivo de la toma de Túnez“, como referencia a los verdiales. En el siglo XVIII, el viajero inglés Francis Carter quedó sorprendido por unas fiestas que se celebraban durante la vendimia y “que rozan el libertinaje“, aseguraba. En el XIX las pandas, a las que entonces llaman comparsas, se acercan a la Iglesia para sobrevivir y, a partir de los años sesenta del XX, las migraciones rurales las acercan a la capital y las hacen más populares dando origen a los verdiales que conocemos como tales hoy en día. Curioso, ¿verdad?