Illa, illa, illa, Juanito Maravilla: historia del fútbol

juanito_balon_futbol_real_madrid

La pasión, la fuerza, la motivación y la constancia llevaron a Juan Gómez González, más conocido como Juanito a ser una auténtica leyenda dentro de la historia del fútbol. Este futbolista jugó en diferentes equipos, pero siempre será recordado de forma especial por la afición madridista.

Juanito jugó en equipos como el Real Madrid Club de Fútbol, el Burgos Club de Fútbol, el Atlético de Madrid e inclusive en otros como el Club Deportivo Málaga y en el Club Deportivo Los Boliches, uno de sus primeros clubes. Entre sus diferentes títulos destacaron cinco campeonatos de liga y dos Copas de la UEFA como madridista, tal como plasma su afición, su carrera deportiva siempre será recordada.

El número 7, homenaje a un gran jugador

Un fatídico accidente automovilístico acaecido el 2 de abril de 1992 acabó con su vida y dio comienzo al homenaje por parte de los aficionados del Real Madrid con el cántico «¡Illa, illa, illa, Juanito maravilla!» durante el séptimo minuto de los partidos celebrados en el Santiago Bernabéu, coincidiendo con el número de dorsal que Juanito solía llevar en el Real Madrid. Este fue el modo en que su afición decidió homenajearle, por su tiempo de dedicación y esfuerzo a hacer que el club obtuviera los mejores resultados posibles.

Juanito Maravilla refleja la parte más humana del fútbol, el hecho de como algo tan digno como el deporte es capaz de aunar las voces dentro de un estadio aclamando la fuerza de voluntad, el sentido del trabajo bien hecho y del esfuerzo personal es algo que debería ser guardado dentro de nuestra historia global ya que este deporte lejos de fomentar la competitividad como único fin, deja ver como sus aficionados pueden unirse y deleitarse con algo constructivo y no destructivo dentro de la sociedad.

El espíritu luchador de Juanito Maravilla

El espíritu luchador de Juanito Maravilla fue lo que le llevó a ser un mito dentro del fútbol. Su afición valoraba y valora el esfuerzo que hacía por mantener siempre en alto la posición de su club deportivo y la ilusión que transmitía en cada partido, dando lo mejor de sí mismo hasta que ocurrió el fatídico accidente en el año 1992 que dio por finalizada la vida de este gran deportista y suponiendo un antes y un después dentro de la historia del fútbol y en especial del Real Madrid.

Por más que pasen los años, las hazañas de Juan Gómez González siguen sobreviviendo gracias a la afición madridista y permanece en los corazones de personas que en muchas ocasiones ni siquiera le vieron jugar in situ porque ¿Quién no conoce el cántico «¡Illa, illa, illa, Juanito maravilla!»? Juanito ha superado las barreras del fútbol llegando a personas que incluso desconocen grandes aspectos de la práctica de este deporte.