,

La capilla que construyeron los Reyes Católicos en Marbella

Marbella fue agraciada por los Reyes Católicos con un singular regalo, una capilla pero ¿dónde se encuentra? ¿por qué en Marbella y por qué motivo? Búscala y párate a observarla, porque esta es su historia… 

El reinado de los Reyes Católicos significa para muchos historiadores como el periodo de la historia de España donde nuestro país pasó de estar en la Edad Media a la Edad moderna. Con su enlace, no solo se unieron las dos coronas, Castilla y Aragón, sentando el germen de lo que es hoy en realidad España. Sino que también llevaron a cabo una enorme cantidad de transformaciones, reformas y construcciones. Y también en Marbella, donde decidieron construir una capilla que aún, hoy en día, quinientos años después, sigue abierta. ¿Sabrías cuál es?

En la actualidad se trata de uno de los monumentos más antiguos de la ciudad de Marbella. Y también de los más queridos. Es pequeña e incluso algo difícil de encontrar si no eres residente en este municipio. Se trata de la Capilla de San Juan de Dios, a la que muchos vecinos conocen como “El Hospitalillo”. Un templo católico del siglo XVI que se puede encontrar en el old town o casco antiguo. Tiene distinción de real, por haber sido mandada a construir por los mismos Reyes Católicos y formó parte del exiguo Hospital Real de la Misericordia.

capilla san juan de dios marbellaPero, ¿por qué los Reyes Católicos tuvieron ese detalle con Marbella? Muy sencillo. Tal y como ocurrió en muchos otros puntos de Andalucía y de España en general, los Reyes Católicos decidieron levantar construcciones allá donde creyeron que eran sitios significativos tras las diferentes conquistas, en este caso tras la conquista del Reino de Granada.  Y una de sus curiosidades más importantes es que ha mantenido oculto su artesonado hasta mediados del siglo XX.

La Capilla de San Juan de Dios o “El Hospitalillo”, posee una sola nave cubierta por una armadura de madera de tres paños. Y merece la pena visitarla también por sus elementos decorativos geométricos. Es muy sencilla, de hecho su portada está fabricada en piedra y situada en un arco de medio punto. Si callejeamos por Marbella y nos quedamos a contemplarla, podremos ver en su fachada el escudo de la ciudad pero también de Granada, como homenaje a su pasado medieval.

Al entrar, se conserva en perfecto estado el artesonado mozárabe, además de unos fragmentos de unos frescos que eran muy poco usuales en Castilla pero que ponen en relevancia la diferencia de estilos que se aplicaron para crearla en su momento. También dentro tiene símbolos eucarísticos como el Cáliz que reflejan un desgaste de la tradición mudéjar y una decoración católica posterior. ¡Toda una experiencia!