,

La historia del Teatro Cervantes de Málaga, centro del arte malagueño desde 1870

No solo es uno de los teatros con más solera de Málaga, también el más antiguo y uno de los más veteranos de toda la escena teatral ya no solo de Andalucía, sino de España entera. Glamurosa sede del prestigioso Festival de Cine de Málaga, pocos conocen cuál es la historia del Teatro Cervantes de Málaga, centro del arte malagueño desde 1870. 

La historia del Teatro Cervantes de Málaga, centro del arte malagueño desde 1870, es tan antigua como convulsa. En su cartelera, puedes ver espectáculos de toda clase, desde comedias, hasta dramas o representaciones musicales tanto de artistas noveles como consagrados. Todo un referente de la cultura malagueña, el Teatro Cervantes de Málaga es, a su vez, uno de los más veteranos de la escena teatral de Andalucía, pero, ¿sabes cuál fue su origen?

El teatro más relevante de Málaga en la segunda mitad del siglo XIX, era sin duda el Teatro de la Libertad, inaugurado por la reina Isabel II –anteriormente llamado Príncipe Alfonso-. Sin embargo un grave incendio, aún de origen desconocido, destruyó por completo uno de los edificios más respetados por los malagueños. Pero el gran amor de Málaga por la cultura provocó que, inmediatamente, un grupo de vecinos amantes del arte y la cultura decidieran levantar el nuevo teatro. Corría el año 1870, y nacía el Teatro Cervantes de Málaga.

Este grupo de amantes del arte, quisieron además proyectar un teatro aún más grande para una ciudad como Málaga y encargaron su ejecución al arquitecto municipal Gerónimo Cuervo, autor de grandes operaciones urbanísticas y arquitectónicas, y con la ayuda del pintor valenciano Bernardo Ferrándiz, afincado en Málaga, y el malagueño Muñoz Degrain, el Teatro Cervantes vio la luz. La historia del Teatro Cervantes de Málaga, centro del arte malagueño desde 1870, empezaba así un 17 de diciembre de aquel año con la obra de Guillermo Tell a la que acudieron más de 2.000 personas.

Su amplitud, elegancia, las dimensiones del escenario, su decoración… llamaron enseguida la atención de los vecinos de la época. El Teatro Miguel de Cervantes, tras expediente abierto por el Ministerio de Cultura, obtuvo el título de Monumento Histórico Artístico. Tras unas décadas de abandono a partir de los años 50, a finales de 1980 volvía a abrir para seguir deleitando, hasta hoy, arte y cultura a Málaga y sus visitantes.