,

Las ciudades más caras para los turistas

Londres_viveunaexperiencia

A la hora de planear un viaje, lo habitual es ser previsor y desplazarse hasta el lugar elegido con una cantidad de dinero planeada de antemano para gastarse. Sin embargo, hay quienes pueden viajar a cualquier parte del mundo sin reparar en gastos. Estas son las ciudades más caras donde viajar.

También los hay quienes no se informan de antemano si la ciudad o ciudades que van a visitar son caras. Pero lo cierto es que no todas las ciudades son iguales, y no todas las ciudades son igual de económicas para el turista.

Según el portal Economic Intelligence y pese a lo que se puede pensar, la península Malasia no está entre las más baratas del Planeta. Y aunque hay sitios donde acudir y gastarse poco dinero, Singapur es uno de los destinos que más cuesta a los bolsillos de los turistas.

Otra de las ciudades más caras del mundo se encuentra en, también uno de los países más caros del globo. Hablamos de Ginebra, incluso menos económica que Zúrich (aunque también más bonita que ésta). Visitar la casa donde nació el filósofo Rousseau, la Catedral de San Pedro o el Palacio de las Naciones Unidas puede resultar tremendamente caro.

helsinki_viveunaexperienciaSi has decidido visitar este destino, primero habrás tenido que ahorrar durante un tiempo. Para pasar unas vacaciones sin apuros, ten en cuenta los euros disponibles y es que Helsinki, la capital de Finlandia goza de una naturaleza envidiable y una posición envidiable en Escandinavia pero también es considerada de las menos apropiadas para un viaje low cost.

Relativamente cerca de esta, Oslo es otro capital carísima para hacer turismo pero totalmente recomendable. Su casco antiguo, la fortaleza de Akershus o el Palacio de Storting entre un innumerable listado de sitios que ver en Oslo hacen de esta un lugar caro pero apetecible.

 

 

osaka_viveunaexperienciaOtra de las ciudades más caras del mundo para viajar es Osaka, en Japón. Paradigma del desarrollo a gran escala de este país, es un bullicio de gente y, aunque siempre hay posibilidades a bajo coste, son difíciles de encontrar. Eso sí, un paseíto por su famoso acuario, el sky building de Umeda o el castillo de la ciudad bien merecen una visita.

Y para cara, cara, Londres. La capital inglesa es de las más visitadas pero también de las más caras en todos los sentidos, excepto en el gastronómico. Visitar sus museos, coger el transporte público o alquilar un hotel, supera a otras grandes capitales del planeta como París o Nueva York.