Cómo llevar a cabo un estilo de vida sostenible

Vida_sostenible

El concepto healthy life está más de moda que nunca. Es la antítesis a la gran pandemia que azota a la sociedad moderna: la obesidad. Y para ponerla en práctica no necesitas de grandes remedios o gastarte grandes cantidades de dinero para disfrutar de un estilo de vida sostenible a la par que saludable. Te contamos cómo.
Llevar una vida sana y equilibrada es algo que desde hoy mismo puedes poner en práctica. No es preciso vivir en un entorno rural con un paraje natural a tu alrededor. Si vives en la ciudad, también puedes tener una vida sostenible y saludable, lo que se conoce como healthy libre. En realidad es un conjunto de buenas prácticas y hábitos que te ayudan a conseguir una vida mucho más plena, feliz y optimista también a la par que ayudas a tu organismo a estar en forma y tener una mejor salud. Te contamos cómo puedes llevar a cabo un estilo de vida sostenible.

Alimentación. La alimentación es un tema esencial para un estilo de vida sostenible. Si bien es cierto que puedes comprar productos ecológicos y tratados sin fertilizantes ni químicos, también puedes optar por comprar simplemente productos en tu mercado más próximo (antes que ir a las grandes superficies). Prima más el consumo de verduras, de pescado azul, de cereales y de carne blanca. Desecha aquella comida repleta de fritos, hidratos y grasas.

Deporte. Aunque no seas un/a deportista puedes tener un estilo de vida sostenible si le dedicas a éste unas horas a la semana. Con caminar 45 minutos al día, te sentirás mejor a la par que mejoras tu estado físico. Te ayudará a liberar tensiones. Y si quieres ir más allá, practicar running, deportes al aire libre, actividades acuáticas e incluso senderismo los fines de semana te ayudarán a tener una vida más sana y plena.

Hábitos diarios. Puedes empezar por tener un estilo de vida sostenible cambiando ciertos hábitos de tu día a día. Empieza a reciclar. Compra objetos de segunda mano y sobre todo aquellos elaborados con materiales sostenibles. Ve al trabajo en bici y no en coche. Llena tu casa de optimismo con una decoración más clara y radiante. Anímate a tener una mascota y disfruta de las ventajas que te aportan. Suscríbete a alguna ONG colaborativa o acude a charlas y eventos en tu barrio o municipio que promuevan este estilo de vida.

Compras. También a la hora de comprar puedes ser más sostenible si cabe. ¿Sabías que existe la cosmética natural? ¿o qué hay productos elaborados por pequeños fabricantes que comprándolos ayudas a fomentar un tipo de cultivo y producción sostenible a la par que ayudas a pequeñas empresas? ¿o que hay productos culturales y de ocio que participando en ellos ayudas a sumar esfuerzos a una buena causa?

Energía. Un tema importante a la hora de tener un estilo de vida sostenible es ahorrar energía en casa. Se más consciente a la hora de ahorrar agua, utiliza iluminación LED, aprovecha al máximo la luz natural, controla el encendido de los aparatos eléctricos y su asiduidad (sin obsesionarte…) ayuda al Planeta. Él te necesita.

¿Estás preparado/a para un estilo de vida healthy? Seguro que sí, ¡mucho ánimo!