,

Los secretos del oleoturismo, conociendo las rutas del aceite de oliva malagueño

Es una nueva forma de hacer turismo que tiene como finalidad el dar a conocer tanto las rutas como las actividades propias que giran en torno a un producto tan malagueño, andaluz y español como es el aceite de oliva. Y en este, Málaga tiene mucho qué decir. ¿Conoces esta nueva modalidad de practicar turismo? Te descubrimos los secretos del oleoturismo y te animamos a que vivas la experiencia.

Según diferentes estudios, uno de los productos gastronómicos made in Spain más reconocidos en las cocinas de medio mundo es el aceite de oliva. Y es que, viendo sus propiedades no es de extrañar que gracias a él, entre otros alimentos, tengamos una de las mejores cocinas del planeta. Era cuestión de tiempo que naciera un turismo que tuviera como piedra angular este producto que nace aprovechándose de las bondades y la calidad del suelo y el clima de Málaga, y también de otras partes de Andalucía. Queremos desvelarte cuáles son los secretos del oleoturismo, ¡te encantarán!

El oleoturismo es una alternativa al turismo tradicional. Y es que hasta poco otro tipo de turismos alternativos como pueden ser el enoturismo (turismo del vino) o el turismo deportivo, eran otras formas de practicar un turismo temático que sigue llamando la atención de cada vez más gente. Sin embargo, el oleoturismo empieza a ser conocido y practicado por cada vez más y más personas. Un turismo basado en actividades, visitas, alojamiento, restauración, compras, rutas e incluso senderismo o actividades de relax encaminadas a difundir la historia y la cultura que giran en torno a este ancestral producto, el aceite de oliva.

 

Un alimento capaz de mejorar la calidad de muchos platos pero también la salud de quienes lo consumen. Desde una mejora de las defensas, para la salud del corazón, la vista, para el tránsito intestinal e incluso para nuestra piel. Todo son ventajas. Por eso, ¿qué te parecería, por ejemplo, visitar una típica y antigua almazara de maestros molineros donde cultivan su propio aceite de oliva y conocer su historia y cómo se produce el aceite que consumimos? ¿Y más tarde acceder a un antiguo molino de piedra del siglo XVIII donde aprender cómo elaboraban el aceite nuestros antepasados? ¿y terminar degustando catas de aceites de olivas y probarlo en un desayuno? Vive una experiencia y practica oleoturismo. Un turismo sano para compartir en familia y con amigos.