El origen del Barrio de La Trinidad

barrio_trinidad_origen_3

La mayoría de las personas desconocemos el origen del suelo que pisamos, de las calles que recorremos, de los edificios que se levantan a nuestro alrededor. La mayoría de los malagueños nos somos conscientes de la historia que tiznan algunos de los barrios en los que crecimos y vivimos durante nuestros días.

Es hora de que conozcamos el origen de uno de esos barrios que más tiene que contar, el porqué de su nombre, su historia y su importancia dentro de Málaga. Hablamos de La Trinidad, un barrio con más de 500 años de vida.

Barrio_trinidad_origen

El barrio nació donde en otro tiempo fue levantando el campamento real de doña Isabel durante el asedio a Málaga que se llevó a cabo en la reconquista. Cuando la ciudad fue tomada por los Reyes Católicos, en ese mismo lugar, se erigió una humilde ermita en honor San Onofre, donde más tarde se construiría el convento de la Orden Trinitaria a partir de 1494. Estos monjes no solo contaron con el beneplácito de los reyes Isabel y Fernando, sino que además les concedieron numerosas tierras y privilegios para el desarrollo de la orden en la zona.

El convento comenzó a congregar a un gran número de fieles y su nombre se hizo eco en la ciudad, sembrando el germen del futuro barrio. A partir de la primera mitad del siglo XVII las tierras de labranza alrededor del convento fueron atrayendo a los malagueños, que comenzaron a levantar los primeros edificios alrededor. Su primera calle, que aún hoy en día conserva su nombre aunque no su morfología, fue la Calzada de la Trinidad. A esta le siguió más tarde otra de las más importantes vías, calle Trinidad.

El poblado aún sin nombre oficial fue engordando y desarrollándose arquitectónica y socialmente con el paso del tiempo hacia la ribera del río Guadalmedina, frontera con el núcleo principal. El auge del barrio provocó la llegada masiva de más y más población, los primeros nacidos autóctonos, la colisión de identidad con los barrios aledaños…

La batalla territorial con otros barrios tuvo su mayor apogeo con El Perchel, que reclamaba algunas calles como propias, hasta el punto de disputarse qué neonatos eran de este o aquel barrio en función de la zona donde nacían. No fue hasta el trazado de la calle Mármoles cuando la disputa quedó relativamente zanjada y se dibujó la frontera entre ambas barriadas.

barrio_trinidad_origen_2

Los siglos fueron pasando y el desarrollo de La Trinidad fue imparable. Varias parroquias, como la iglesia de San Pablo o la ermita de Zamarrilla, un hospital, un centro de beneficencia… los trinitarios se convirtieron en una identidad dentro de Málaga.

En 1928 se construyó el último gran proyecto del barrio, el Puente de la Aurora, el primer puente de hierro que sustituyó al antiguo puente arrastrado por una riada dos décadas antes. El coste del puente fue de 251.000 pesetas, algo irrisorio para nuestros días.

La próxima vez que pasees por sus calles, es posible que la veas con otros ojos, unos ojos que se han asomado brevemente al pasado para comprender mejor uno de las zonas más emblemáticas de la ciudad.