,

¿Por qué existe un cementerio inglés en Málaga?

Entre las originalidades de Málaga, se encuentra un cementerio inglés fundado en la segunda mitad del siglo XIX. Un campo santo de gran belleza artística con monumentos sepulcrales y tumbas clásicas, neogóticas y modernistas,pero del que pocas personas conocen su historia, ¿por qué existe un cementerio inglés en Málaga?

Es una visita obligada para todo turista que quiera vivir una experiencia diferente al visitar Málaga. Y también una parada recurrente para la población local debido a su singularidad. El cementerio inglés de Málaga es uno de los puntos turísticos más extraños y originales de la capital pero, ¿por qué se llama así? ¿sólo hay turistas ingleses enterrados allí? ¿fue financiado por algún personaje ilustre made in United Kingdom? ¿por qué existe un cementerio inglés en Málaga?

La respuesta la debemos encontrar tanto en su ubicación, como en la naturaleza de este campo santo. Porque el cementerio inglés en Málaga no es un cementerio cualquiera. Y es que si quieres vivir una experiencia diferente en Málaga, visitar este cementerio debe ser una opción a tener en cuenta y mejor si conoces un poco más de su historia. Para empezar, cabe destacar que se trata del primer cementerio protestante de España y que fue levantado en 1831 aunque no fue hasta un par de décadas más tardes cuando cobró la importancia como cementerio. Además se encuentra en la Cañada de los ingleses, una zona con especial aire british de la capital.

Los antecedentes del cementerio inglés en Málaga nos remontan a los albores del siglo XIX, cuando Málaga -al igual que hoy en día- empezaba a ser un punto caliente para los turistas ingleses enamorados de la buena comida, la buena temperatura y las buenas playas de la ciudad. Por aquel entonces, había una colonia de extranjeros que procedía de las Islas Británicas, empujados también gracias a la impronta comercial e industrial de Málaga. Solo en 1877, Málaga ya contada con 300 personas de origen británico.

El millonario William Mark fue nombrado cónsul británico en Málaga en la década de los años veinte de 1800 y, pese a ciertos inconvenientes burocráticos, gracias al apoyo de personalidades como el cónsul José Manso consiguió, cerca del mar, un espacio para levantar un cementerio inglés en Málaga. Legalizado por la Real Orden de Fernando VII, dada el 11 de abril de 1830.

Declarado Bien de Interés Cultural, visitar Málaga y dejarse caer por este famoso lugar es vivir una experiencia diferente donde no solo ver preciosas tumbas convertidas en obras de arte de diferentes estilos y donde descansan personalidades como Robert Boyd, un joven irlandés liberal que acompañó a Torrijos, fusilado en 1831, Jorge Guillén, el británico Gerald Brenan y su esposa, la escritora Gamel Woolsey o las víctimas alemanas del naufragio de la fragata Gneisenau.

Sino también porque el cementerio inglés de Málaga está considerado como un jardín botánico dispuesto en bancales mirando al mar y que contiene preciosas especies exóticas dignas de admirar.