¿Quién era en realidad la Virgen del Carmen?

viveunaexperiencia_virgen_del_carmen

Málaga rinde tributo cada mes de julio a su Virgen del Carmen y felicita a las Carmenes, Carmelas y Carmelos su santo el 16 de julio. Una virgen marinera pero de la que se conoce poco. Te contamos quien era la Virgen del Carmen.

La Virgen del Carmen marca la agenda de las fiestas de julio de Málaga. Una celebración que culmina con la festividad de su onomástica. El sábado 16, las Carmenes, Carmelas y Carmelos están de enhorabuena porque es su santo. Y desde Vive una experiencia queremos, además de felicitarles con tiempo, contarles y también a todos vosotros cuál es la historia de esta querida virgen que adoramos en nuestra tierra. Una historia tan intensa como bonita. Poneros cómodos.

La Virgen del Carmen en su misma es una de las diferentes advocaciones de la misma Virgen María. ¿Qué es una advocación? En catolicismo, una advocación mariana es una alusión mística relativa a apariciones de la Virgen María. La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la madre de Jesús a las que se rinde culto de diversas maneras, entre ellas nuestra Virgen. Se llama del Carmen porque su nombre proviene del llamado Monte Carmelo, un lugar sagrado situado en Israel,  concretamente en la ciudad de Haifaun. La palabra proviene del término Karmel o Al-Karem y se traduce como jardín. Bonito, ¿verdad?

No solo en Málaga celebramos honores a la Virgen del Carmen. Prácticamente todos los pueblos y ciudades de la costa española rinden culto religioso a la Virgen del Carmen, organizándose procesiones y vistosas romerías marítimas portando su imagen cada 16 de julio.  Entre ellas diferentes localizaciones en Almería, Murcia, Cádiz, Málaga, Alicante, Valencia, Huelva, Vizcaya, Las Palmas de Gran Canaria o Cantabria, entre otras.

Pero, ¿cuándo se nombró por primera vez a la Virgen del Carmen? En el Antiguo Testamento. Allí se habla del profeta Elías, de la gran  sequía que sufría el país y de los sacrificios ofrecidos en el Monte Carmelo. Fue entonces cuando Elías prometió a Dios que el rey Ajaab y el pueblo abandonarían al dios Baal para que él terminara con la sequía que asolaba a la región.  A partir de entonces el Monte Carmelo, al oeste del lago Galileo, se convirtió en un lugar sagrado, hasta donde llegaron a vivir ermitaños que se dedicaban a rezar y a invocar a María con el nombre de “Santísima Virgen del Monte Carmelo”.

No nos tenemos que remontar hasta el siglo XIII, cuando el Patriarca Latino de Jerusalén les pidió a los ermitaños del Monte Carmelo que ordenaran su estilo de vida naciendo con ello la orden religiosa de los Padres Carmelitas, que se extendió por el mundo tanto en su rama masculina como femenina.  Posteriormente en el S. XVI Santa Teresa de Jesús funda las Carmelitas Descalzas.