,

¿Quién vivió en la Alcazaba de Málaga?

Es uno de los principales lugares turísticos de Málaga y todo un orgullo para los malagueños y malagueñas. A la falda del monte Gibralfaro, la Alcazaba de Málaga constituye lo que era la antigua madina de la ciudad y un testigo impasible del paso de los años pero, ¿conoces quién vivió en la Alcazaba de Málaga?

Tanto si eres turista como si vives en Málaga, una visita a la Alcazaba de Málaga es esencial. Conocer el pasado de la ciudad y los lugares de interés histórico más importantes ayuda a entender la actual fisonomía y proyección de toda ciudad que se precie y en Málaga no podía ser menos. Dar un paseo por la Alcazaba y contemplar los restos de esta fortificación palaciega ofrece al visitante vivir una experiencia igual de histórica que de interesante pero, ¿por qué se construyó? ¿cuál era su finalidad? Y lo más curioso ¿quién vivió en la Alcazaba de Málaga?

Vivir a las faldas del monte Gibralfaro es todo un privilegio para cualquier malagueño. Una de las mejores ubicaciones y una de las mejores vistas de la ciudad. Convertido hoy en uno de los lugares turísticos de Málaga, en su día la Alcazaba de Málaga servía como protección a una ciudad fortificada. Eran tiempos de ataques, luchas y conquistas y en ciudades como Málaga se levantaron emblemáticas construcciones como estas.

En la antigüedad, la Alcazaba de Málaga ocupaba el extremo oriental del desaparecido recinto amurallado de la ciudad, con una extensión más del doble que los actuales 15.000 metros cuadrados conservados. Y era el prototipo de la arquitectura militar del periodo taifa en el siglo XI, con su doble recinto amurallado y gran cantidad de fortificaciones. Pero, ¿quién vivió en la Alcazaba de Málaga?

En el recinto superior, al que solo se accede a través de la puerta abierta en la Torre de los Cuartos de Granada, se encuentra el Palacio y un barrio de ocho viviendas, baños, el actual taller de restauración y el aljibe. En la parte central del recinto superior se encuentran los Cuartos de Granada, donde vivían los reyes y gobernadores. Y en la parte más oriental, un barrio con pequeñas casas divididas en tres manzanas.

Badis ibn Habus, el tercer rey de la taifa de Granada y que llegó a ocupar el trono entre 1038 y 1073, fue tanto el creador como el habitante más ilustre de la Alcazaba de Málaga. En 1057, Badis ibn Habus conquistó la taifa de Málaga anexionándola a su reino y colocando a su hijo primogénito, Buluggin ben Badis como gobernador y como heredero y futuro residente de la Alcazaba a su nieto, Abd’Allah ben Buluggin.