,

¿Sabías que la antigua muralla de Marbella media 90.000m²?

viveunaexperiencia muralla árabe marbella

La muralla que hoy aún se conserva en la ciudad fue en su día grande y extensa, abarcando una superficie de alrededor de 90.000m². Protegía una antigua medina árabe que no era otra cosa que un pequeñito lugar llamado Marbella. Hoy su centro histórico. Y esta es su historia. 

La condición de ciudad marítima que vivía por y para el mar, hacían de Marbella un enclave deseado por muchos invasores que veían en ella como un lugar de entrada y ataque al sur de la Península. Para protegerla, se decidió levantar una muralla en el siglo XI.

Esta fortificación, declarada Bien de Interés Cultural, contiene hoy en día un castillo que es el vestigio de la civilización musulmana más importante que se conserva en el centro Marbella y que marca las delimitaciones del Centro Histórico. Su perímetro viene definido por el trazado de las actuales calles Solano, Portada, Arte, Salinas, Trinidad, Carmen, Ortiz del Molinillo y Virgen de los Dolores.

El acceso al interior de la fortificación era posible a través de tres puertas; la Puerta de Ronda, la Puerta de Málaga y Puerta del Mar. Estaba formada por dos recintos, ambos de planta cuadrangular y para la que se utilizó una mezcla de materiales y métodos de construcción.

La muralla de Marbella contó hasta con diez torres, aunque algunos historiadores hablan de once. Pero tan solo se conoce el nombre de algunas de ellas. La Torre de la Campana-Torre del Puente Levadizo, ubicada en la confluencia de las calles Portada-Solano-Escuela; la Torre del Homenaje-Torre del Chorrón, ubicada en el centro de la calle Portada; la Torre del cubo-Torre de Santa María, ubicada en la confluencia de las calles Portada y Arte; la Torre Blanca, situada en la confluencia de Plaza de la Iglesia y calle Carmen; la Torre del Reloj, en la calle Carmen y la Torre de la Puerta del Hierro.

Algunas de ellas, incluyen incluso capiteles romanos empotrados otros materiales como sillares de la obra califal y piezas romanas en el alzado de torres reformadas. También restos constructivos como nódulos de mortero, opus signinum, estucos, ladrillos y tégulas, junto a escasos fragmentos cerámicos a periodos orientalizante,… etc. O lo que es lo mismo, su construcción es de carácter califal pero con vestigios anteriores romanos aprovechados.

Tras la capitulación del municipio, el 11 de junio de 1485, la fortaleza sirvió para el control de la zona y posteriormente como vigilancia de la costa, sufriendo algunas que otras obras de reparación. El paso del tiempo, pese algún que otro proyecto de restauración como los encontrados en el siglo XVIII, los planes urbanísticos posteriores y las guerras terminaron por destruir gran parte de esta obra de arte que aún hoy en día se conserva en parte en la ciudad de Marbella.