Wrangel Island, el límite del Círculo Polar Ártico

wrangel-island

A principios del siglo XX, los últimos habitantes abandonaron la isla. Sus últimas villas, fueron derribadas y desde entonces, el hielo y un impresionante ecosistema se entremezclan con una serie de edificios decrépitos y pueblos fantasmas en una extensión que ocupa algo más de 7.600 metros cuadrados.

Dicen quienes la visitan, que posee una belleza que da miedo. En algún tiempo, en la isla de Wrangel los vecinos tenían en la pesca y en sus heladas pero fértiles tierras, su modo de vida. Pero estaban en tierra de nadie, en el punto más al noreste de Rusia, en una isla que se sitúa justo a la confluencia del Hemisferio oeste y este y en la frontera de los territorios, también por mar, que separan Rusia con Alaska, EEUU.

Desde sus altas y nevadas montañas, se puede observar la aurora boreal, y los depósitos de cristal de roca. Bueyes y otros animales acampan a sus anchas en una tierra que ya es suya y que cumple 10 años como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una reserva natural que homenajea al expedicionario Ferdinand von Wrangel. En 1820, siguiendo los vuelos de las aves del Norte decidió seguirlas convencido de que viajan a algún lugar secreto y remoto. Nunca encontró la isla pero puso en preaviso a futuros expedicionarios.

Ya en 1764 el sargento cosaco Andréyev afirmó haber avistado una isla, llamándola «tierra Tikeguén» y encontró pruebas de sus habitantes, los Krahay, que la habitaban desde hacía centenares de años. Otro pueblo de Siberia, los chukchi contaban historias de esta isla. Pero no fue hasta agosto de 1867, cuando Thomas Long, un capitán ballenero americano, se acercó hasta orillas de la isla por primera vez. Desde aquel entonces y hasta los años 20, diferentes expediciones –con bastante mala suerte- se acercaron hasta la Isla de Wrangel que pasó a ser de dominio de Rusia.

En los años 30, tras una prohibición rusa, los nativos que aún quedaban se vieron obligados a marcharse tras la prohibición de poder cazar morsas. Y desde entonces, nadie ha vuelto. Durante y después de la II Guerra Mundial muchos prisioneros de guerra alemanes de la SS y miembros del Ejército Ruso de Liberación de Andréi Vlásov fueron encarcelados y murieron en la isla de Wrangel.

De clima intensamente polar, la isla de Wrangel también incluye la isla Herald, un islote rocoso situado a 60 km al este de la isla de Wrangel, y una zona marítima de 12 millas marinas alrededor de cada isla. Posee la mayor densidad de guaridas ancestrales del oso polar y actualmente aves y morsas son los auténticos supervivientes de la isla remota del alto Ártico.